Hace ya tiempo, encontré un libro que me llamo la atención (Mil grullas, de Elsa Boruemann) dirigido a todos, pero en especial a los niños. Es de esas historias románticas que todos deberíamos leer alguna vez, consiguiendo contar una historia tan dura y cruel, transformandola en algo tan humano y bonito, aunque se esté hablando de muerte.

img_7387img_7409

Hoy si dais un clik a ese maravilloso ratón, aunque ya en la mayoría de los casos, sin rabo, (otra adaptación más de nuestra fauna, a la modernización de los tiempos) podréis adentraros no en cientos, sino en miles de referencias que tienen que ver con este ave, la grulla. Que ha convertido su vuelo a través de los continentes en toda una proeza a lo largo de miles de años.

Son numerosos los indicios de su existencia ligada a ritos y creencias ancestrales, ha sido y sigue siendo un ave muy especial, siendo en muchos casos casi exterminada por este motivo. Pero su lucha continua contra los cambios y su poder, no sin fin de adaptación, la hacen ser una voladora de largas distancias y de gran altura (dicen que la que más alto vuela), para poder sortear cadenas montañosas como las del Himalaya. Ha conseguido con éxito adaptarse a los cambios de alimentación, ha buscado en lo artificial (arrozales, tierras de cultivo) la perdida de lo natural( pastizales y encharcamientos naturales). Ha sido elevada a lo sagrado y símbolo de prosperidad, fidelidad y suerte, aunque también de poder e inmortalidad.

horno-tejero-060img_2790

img_2847Pero aun así los cambios producidos por el ser humano, estan consiguiendo que de las 15 especies de grullas reconocidas en todo el mundo, más de la mitad estén hoy en peligro de sucumbir. Algunas de ellas se cree que desaparecerán como especie salvaje, en los primeros decenios de este siglo.

Sin tener en cuenta toda su historia y su trayectoria a lo largo de miles de años, donde casi siempre ha sido aliada del hombre y sin que tomemos verdadera consciencia de su existencia y la última gran labor que le fue encomendada, tras la muerte de Sadako, 10 años después de la Segunda Guerra Mundial. “Mantener la paz entre los pueblos, para así evitar las guerras”. La leyenda de Origami.

Desde hace unas semanas, muchos de nuestros campos, se llenan de unos seres alados de gran tamaño, que traen consigo un sonido muy especial. Un sonido que a todos nos recuerda los cambios estacionales, la llegada de las nieblas, del frío. Llegó el periodo invernal y con él llegaron las grullas a Extremadura, venidas del norte del viejo continente. Empujadas por su instinto de supervivencia y trayendo consigo a miles de nuevos ejemplares que nacidos en las tierras del norte, crecerán como adultos en nuestros campos del sur, dándole color, alegría, vistosidad y sonido al invierno en Extremadura.

img_7108

En mi vida han sido algo más, desde que tengo uso de razón, ya que me crié con ellas y digo bien , “crié”. Siempre en esta época del año, cuando oigo pasar a las grullas y a los gansos, me llegan recuerdos de mi temprana infancia en las tierras de Matanegra , donde de pequeño viví. El recuerdo de ver pasar los bandos de grullas, muy cercanas a la casa, sentado con mi padre en unos taburetes de madera de olivo, en la era, mientras me contaba historias o las visitas a una zona de dehesa donde criaba algunos cerdos en montanera y en las que yo aprovechaba para acercarme arrastrándome a ellas, a través de las altas sementeras de los terrenos colindantes. Con el simple afán de estar más cerca, algunas veces demasiado, para mi menudo cuerpo, que se veía sobrepasado por el tamaño para mi entonces enorme, de ellas.

Pero estos buenos recuerdos, chocan en mi memoria, con la tristeza y desesperación de mi padre, al ver como debido a la Peste Porcina Africana, traída desde África por las grullas (Cuestión todavía hoy discutida) morían uno tras otro los cerdos, llevándose con ellos el trabajo y los ingresos de todo un año. Por tanto en esta época para mí representaron la alegría y la pena.img_7076

Aunque debo reconocer que como niño, sufría más por las grullas que por los cerdos. Seguramente por ver como los propietarios de las fincas trataban de expulsarlas de sus tierras, con todo tipo de artilugios, pero sobre todo a base de disparos con cartuchos modificados, para alojar balas y así alcanzarlas en vuelo.

img_2344-jpgrecorte

Mas de una sucumbió a estos disparos, que no consiguieron jamas disuadirlas, pero llenaron las ollas de muchas casas, para quizás suplir la perdida de carne porcina, aunque os debo reconocer que es una carne incomible y que más de un día tuve que tener en mi plato, a riesgo de ser castigado por mi madre si no comía. Todo esto se producía, mientras olía y veía como una imagen dantesca se apropiaba de algunos lugares cercanos a la casa, donde ardían en una hoguera piaras enteras de cerdos, muertos por la enfermedad o sacrificados para evitar más contagios.

Por suerte este triste capitulo, paso ya hace muchos años, en la década de los 60 y principios de los 70 y hoy la grulla por distintos y muy variados motivos es una alegría para nuestras vidas. Vuelve la vida a unos campos que parecían yermos y comenzamos a realizar salidas para avistarlas, cargados de prismáticos, telescopios y cámaras fotográficas y también de algo de comer y algún termo con bebida caliente para paliar el frío de las primeras y últimas horas del día y en las cuales visitamos los dormideros en los que se concentran miles de ejemplares. Hasta un total de casi 140.000 de las que eligen nuestra tierra para pasar el invierno. Ya que buscan desde hace muchos años las apreciadas joyas de la dehesa en forma de fruto, las valiosas bellotas.

muchas-194img_3024img_3116

En esto último ha influido no solo el hombre, también esos cambios de la climatología que cada vez nos afectan más. Trayendo veranos más largos y calurosos, precedidos de inviernos poco húmedos y fríos, lo cual hace que la producción sea menor en las dehesas, nuestro gran bosque en Extremadura y por tanto sea cada vez menos, el hábitat elegido por estas, tan especiales aves. Habiendo realizado un éxodo progresivo y casi imparable hacia las zonas de regadíos de las Vegas Altas del Guadiana, buscando los sobrantes de las siembras de arroz, maíz y tomate, así como infinidad de terrenos encharcados.

Pero no quiero acabar este post, sin describir a este ave como algo muy representativo y no solo para los Extremeños que aglutinamos la mayor invernada de estas aves en la península Ibérica, sino para el resto del mundo, ya que están presentes en casi todos los continentes exceptuando la Antártida.

img_3036dia-de-la-grulla-0294

En el pasado Festival de las Grullas de Extremadura, http://festivaldelasgrullas.gobex.es/viajar/festivaldelasgrullas/mediateca/festival2016/programaGRULLAS16.pdf   acontecido hace solo unos días Atanasio Fernandez García https://www.facebook.com/atanasiofg?fref=nf  realizó una charla sobre: Las grullas historias y curiosidades.Muchas veces no nos fijamos pero este animal alado aparece mucho más en la historia de lo que nos imaginamos. Aunque no sea ese ave angelical, (paloma blanca) que nos viene a la mente cuando hablamos por ejemplo de paz, si que a través de una historia un pueblo le encomendó este papel para el resto de sus días “La leyenda de Origami”. Tras la mayor catástrofe producida por el hombre, las explosiones de las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki.

Todo empezó en Japón, donde existe la creencia de hacerse realidad tus deseos si haces una ofrenda con mil grullas modeladas con papel. Partiendo de esta leyenda, la imaginación y las ganas de vivir de una pequeña niña llamada Sadako Sasaki, alcanzada por la radiación de las bombas atómicas cuando solo tenía dos años de edad, inició una historia que concluyó parcialmente con su muerte diez años después, pero consiguió movilizar primero a los suyos que elevaron a la grulla a embajadora de la paz. Encargándole velar por el entendimiento entre los pueblos y así evitar las guerras. Iniciando una costumbre que aún hoy perdura y que se celebra el día 6 de agosto en muchos lugares del mundo.

grullas-de-papel

 

Para las grullas el mundo no ha dejado de cambiar, siendo en vano la tarea encomendada, “evitar la torpeza de los humanos en su continuo conflicto por no saber entenderse”  Quizás esto se refleja en su canto, alegre a la par que melancólico, que resuena en los cielos de todo el mundo durante sus largos viajes migratorios.

Este post, esta dedicado a todos aquellos que queréis y ayudáis a este ave y sobre todo a los integrantes de Grus Extremadura, www.grusextremadura.org/  por la labor que estan ejerciendo en pro de las mismas. Y por supuesto a Sadako por elegirla, para una tarea tan digna.